Cómo reducir la hipertensión de forma natural: 5 consejos (incluido el masaje)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…

Tenemos una buena noticia: ¡los remedios naturales para la hipertensión funcionan! También tenemos unas advertencias que hacerte…

Si tu médico te ha dicho que debes cuidar tu tensión arterial, seguro que te ha dado algunos consejos prácticos de estilo de vida como mantenerte en movimiento. Si lo que te ha dicho es que tienes que tomar medicación, no dejes de hacerlo. Dicho lo cual…

¡SIGAMOS ADELANTE…!

Vas a ver cómo poniendo en práctica estos 5 consejos, puedes mejorar tu calidad de vida y cortar el avance de la peligrosa hipertensión, de la que pocos se libran a partir de cierta edad… Te adelanto que entre esos remedios naturales para la hipertensión están los masajes relajantes.

Practica la alimentación saludable 

Una dieta sana que aborde la hipertensión es recomendable para casi todo el mundo de mediana edad. No se trata de hacer grandes sacrificios en nutrición, sino más bien de seguir algunos consejos muy básicos, y que puedes introducir en tu alimentación de forma progresiva:

  • Aumenta el consumo de frutas frescas y verduras
  • Toma lácteos semi o desnatados, evitando los más grasos, aunque ponga que son light (no te fíes, es un término muy confuso).
  • Consume más cereales integrales: puedes hacerlo con el pan, la pasta y los arroces.
  • Toma pequeñas cantidades de nueces y frutos secos saludables cada día.
  • ¡No, nunca dejes de tomar legumbres! Hay muchas más formas de preparación que los guisotes tradicionales con tocino y embutido. Por ejemplo, las ensaladas. Lo ideas sería que cada día consumieras dos cucharadas de legumbres, acompañando a otros platos de verdura o ensaladas frescas.

El bonus que tiene esta dieta es que además te puede ayudar a controlar los niveles de colesterol en sangre y a controlar el peso.

Muévete más

No digo hacer deporte… Digo moverse. Porque si no tienes el espíritu de los que se desafían y retan constantemente, lo del deporte quizá suene a un esfuerzo físico que se escapa de las manos.

Y lo importante es que te mantengas activo, sea como sea. Si puedes caminar cada día, perfecto. Si te gusta la jardinería, y te empleas en ello, adelante… Lo importante es no parar. La recomendación mínima es moverse a buen ritmo al menos media hora cada día, pero si puedes más, mucho mejor. Andar está al alcance de cualquiera, y es una actividad que nos hace sentir bien.

Relativiza, respira, medita…

Otro de los remedios naturales para la hipertensión que funcionan y que todos podemos implementar en nuestro estilo de vida es erradicar el estrés. No hacer una montaña de un granito de arena es un gran consejo, que realmente ayuda. Cada uno consigue mantener a raya al estrés de una manera: relativiza, respira hondo, medita… Encuentra cuál es la mejor fórmula para ti.

Date masajes relajantes

Los neófitos en materia de masajes relajantes no se hacen idea de hasta qué punto este hábito puede ser determinante para su salud física y emocional. Los masajes relajantes son uno de los remedios naturales para la hipertensión más desconocidos, al tiempo que más eficaces. No sólo reducen la hipertensión, sino también la depresión, la hostilidad y el cortisol (la hormona del estrés).

Reduce el sodio, mantén el sabor

La sal en la alimentación es necesaria, pero a veces no nos damos cuenta de las cantidades ingentes de sal que llevan las comidas precocinadas. He ahí dónde está el verdadero peligro, y no tanto en los platos saludables que te preparas en casa.

Pon especial cuidado en las sopas de sobre, las latas de alimentos, los cubitos de caldo, las pastas y arroces precocinados…

La mejor recomendación es intentar comer el mínimo de platos precocinados y usar sal en las comidas hechas en casa con moderación, dando sabor cuando sea posible con especias y hierbas aromáticas.

Los consejos para reducir la hipertensión no suponen cambios drásticos en tu estilo de vida, sino más bien pequeñas modificaciones que puedes ir implementando. ¡Te sentirás tan bien, que ya no querrás volver a tus anteriores rutinas!