Belleza natural con masaje Kobido: reafirma, desintoxica y alisa tu piel

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

¿Sabías que los masajes en la cara te ayudan a detener el proceso de envejecimiento de forma natural, haciendo que se te vea más bella y relajada?

Los masajes en la cara son el tratamiento antiaging natural por excelencia. En estos tiempos de rellenos faciales e hilos tensores, alguien tenía que decirlo, ¿no crees?

Conocidos desde la más remota Antigüedad por su gran capacidad para mejorar la textura de la piel, reafirmar el óvalo del rostro y dar un nuevo esplendor a la tez, se puede decir que no hay mejor tratamiento de belleza natural. Frente a otras técnicas que irritan o duelen, pueden producir alergias y dejan un aspecto poco natural, una terapia como esta no necesita más constancia que la de pedir cita en un buen centro de masajes en Madrid.

Pero te vamos a contar un secreto de belleza, que ha sido desvelado hace muy poco tiempo en Occidente. Aún son pocos los que conocen el masaje facial ancestral de las emperatrices japonesas, que ha llegado muy recientemente a los centros de masajes y de belleza de nuestro país. ¿Has oído ya hablar del masaje Kobido…?

Masajes de cara japoneses: los más eficaces y los más antiguos

Los masajes Kobido son un placer, una experiencia sensorial extraordinaria, una terapia natural que te relaja y permite que aflore tu belleza natural. No se le puede pedir más a un masaje facial. O sí… El masaje Kobido tiene una fascinante historia detrás, que además avala su eficacia y explica por qué se ha ido pasando durante tantos siglos de generación en generación. Te la voy a contar…

Es proverbial el cuidado que las japonesas prestan a su piel, con rituales de belleza oriental que han transcendido las fronteras y han hecho que las occidentales suspiremos por marcas de cosmética como Kanebo y Shisheido.

Dentro de sus rutinas de belleza, ocupa un importante lugar la limpieza del rostro, pero también los masajes en la cara, que son capaces de reactivar la microcirculación sanguínea en la zona (rostro radiante), promover la producción de colágeno y elastina (piel más tersa y óvalo más firme), oxigenar los tejidos y eliminar células muertas y toxinas (piel más pura).

El masaje japonés consigue todas estas cosas y muchas más, ya que es bien conocido por sus efectos relajantes y equilibrantes en el plano emocional. Se puede decir que es este aspecto el que verdaderamente lo diferencia de los masajes occidentales, y el que hace que el masaje facial japonés sea capaz de obtener resultados únicos y destacar entre todos los demás.

De hecho, el masaje Kobido ancla sus orígenes en los antiguos guerreros samuráis, que se aplicaban este masaje relajante después de la batalla. De los nobles guerreros samuráis el secreto pasó a la casa imperial de Japón, y constituyó el secreto de la belleza de las emperatrices hasta bien entrado el siglo XIX, en que se extiende fuera de los muros de palacio.

Y lo más curioso: ha sido una familia la que ha hecho perdurar el secreto a lo largo de los siglos, haciéndolo llegar hasta nuestros días. Shogo Mochizuki es el maestro que ha heredado los conocimientos de masaje Kobido de sus antepasados, y que, desde París, donde dirige exclusivos talleres para unos pocos privilegiados, transmite sus habilidades a masajistas como Mari Matsushita, directora de nuestro centro de masajes orientales en Madrid.

Cómo son los masajes faciales de Kamiraku con certificación Kobido

Nuestra directora está certificada en masaje Kobido por el maestro Shogo Mochizuki, tras recibir el legado de este masaje milenario en sus exclusivas masterclass y talleres en París. Por eso, aplica con maestría esta técnica, mezcla del tradicional masaje japonés Amna y de terapias de acupresión, en la que los movimientos rápidos y vigorosos se alternan con otros suaves, más parecidos a caricias.

Son 50 minutos de masajes en la cara, en un ambiente silencioso y confortable, que te hacen desconectar de la rutina y permiten aflorar la belleza interior que hay en ti. Para que el deslizamiento de las manos de la masajista sobre tu rostro sea más suave al tiempo que preciso, ésta utiliza un suero hidratante hipoalergénico adecuado a tu piel.

Se recomienda comenzar la terapia de masaje Kobido con una sesión cada 15 días, pero los resultados son tan duraderos que, posteriormente, se puede realizar un masaje facial de mantenimiento una vez al mes.

Aunque el cliente tipo para este tipo de masajes en la cara es una mujer a partir de 30 o 35 años o más madura, no son pocos los hombres que acuden también a nuestro exclusivo espacio de masajes en Madrid a recibir un masaje Kobido para sentirse bien.

¿Te gustaría a ti también probar el poder relajante y regenerador de los masajes en la cara en Kamiraku? Llámanos o rellena el formulario, y estaremos encantadas de darte más información, y una pronta cita si quieres lucir más bella para algún acontecimiento especial.