Masaje japonés, el antiaging natural de los masajes orientales

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Puede el masaje japonés de cara hacer resplandecer la tez sin operaciones ni botox…? La respuesta es sí. Descubre las claves que han hecho del masaje japonés uno de los masajes orientales más populares en los últimos tiempos.

El masaje japonés de cara es una técnica de rejuvenecimiento facial cada vez más popular en Occidente, que combate eficazmente las arrugas, las manchas y el descolgamiento de la cara.  Tanto es así que al masaje facial japonés se le ha llegado a describir como un eficaz “lifting natural antiedad”.

La ténica del masaje japonés de cara

La técnica del masaje japones es una mezcla de “Amna” (antiguo masaje japonés) y “Tsubo” (puntos de acupresión), que se ejecuta sobre cara, cráneo, mandíbula y cuello. Se basa en una serie de movimientos rápidos combinados con otros más acompasados, que requieren una gran pericia por parte de la terapeuta. El masaje se ejecuta mediante una serie de percusiones con los dedos y amasamientos manuales que se entremezclan con una manipulación de los tejidos bajo la piel.

De esa forma, tanto la musculatura profunda como las terminaciones nerviosas del rostro reciben un estímulo que mejora el aporte sanguíneo, oxigena los tejidos y promueve la producción de colágeno y elastina, las dos sustancias naturales que mantienen la piel tersa y con aspecto saludable.

La intensidad es siempre moderada y el masaje debe percibirse como agradable, incluso con los movimientos más rápidos de los dedos.

El secreto de belleza de las emperatrices de Japón

El masaje japones de cara era el secreto de belleza de las emperatrices de Japón hasta hoy.

La leyenda cuenta que los samuráis, los míticos guerreros japoneses, ya se aplicaban este masaje entre sí para relajarse después de las batallas. Su fama llegó a oídos de la emperatriz de Japón que, tras comprobar sus efectos, lo hizo exclusivo de la realeza. Pero el más misterioso de los masajes orientales, el Kobido (“antiguo camino de la belleza”, en japonés), se fue popularizando en los siglos XVIII y XIX en Japón hasta llegar a nuestros días, en que se han desvelado sus magníficas propiedades para conseguir luminosidad y tersura en el rostro sin necesidad de recurrir a los rellenos de botox ni a las cirugía estética. A nadie se nos escapa la tez de porcelana que lucen muchas mujeres japonesas, que se cuidan mucho y quizá tengan en el masaje japonés de cara uno de sus tratamientos de belleza de cabecera…

Efectos del masaje japonés sobre la tez

  • Regenera en profundidad la piel.
  • Previene el envejecimiento.
  • Desdibuja las líneas de expresión.
  • Combate la flaccidez y reafirma el óvalo de la cara.
  • Elimina las células muertas y libera de toxinas.

Los beneficios del masaje facial japonés de cara aún no han sido igualados por ningún otro tratamiento facial natural, ya que su acción es integral sobre el conjunto de factores que envejecen y apagan la piel del rostro. El masaje japonés de cara es una experiencia holística, que trabaja a diferentes niveles, a diferencia de los masajes occidentales: estimula físicamente, relaja mentalmente, calma emocionalmente y levanta el ánimo a nivel espiritual. Y lo mejor es que los efectos se notan desde la primera sesión, intensificándose si se recibe masaje facial japonés con más continuidad en el tiempo.

Efectos del masaje japonés sobre el estrés

Como otros masajes orientales, el masaje japonés permite experimentar un profundo bienestar tanto a hombres como mujeres.  Es un momento de cuidado personal muy satisfactorio, que te hace desconectar de la rutina y sentirte mucho mejor. Las manipulaciones en la base del cráneo, el cuero cabelludo y el cuello invitan a la relajación total. Y puedes seguir con tu actividad cotidiana, sintiéndote más despierto, más ligero y más optimista.

En Kamiraku somos especialistas en masaje facial japonés, y estamos encantadas de resolver cualquier duda que tengas ante la técnica. Si lo necesitas, contacta con nuestro centro de masajes en Madrid para preguntar. Estaremos encantadas de atenderte 🙂

.