10 soluciones al estrés: cómo reconocerlo, cómo combatirlo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando…

Las técnicas de relajación son una ayuda muy importante a la hora de afrontar el estrés. Aquí te vamos a explicar cómo reconocer si estás siendo presa del problema, cómo solucionarlo y 10 cosas que pueden ayudarte en el manejo del estrés, para que vivas plenamente la vida sin más preocupaciones que las precisas y necesarias.

Cómo saber si tienes estrés

El estrés lo percibe la persona que lo sufre como una sensación de agobio, preocupación y agotamiento, todo a la vez. Así es como lo describe la prestigiosa American Psychological Association. Sus consecuencias pueden ser nefastas: mientras que un poco de estrés puede mantenernos en un “saludable” estado de alerta, una cantidad excesiva puede tener graves efectos sobre la salud y afectar a los sistemas inmunitario, cardiovascular, neuroendocrino y nervioso central…

Qué consecuencias tiene el estrés…

Si no se llega a tratar, el estrés crónico provoca ansiedad, dolores musculares, insomnio, hipertensión y contribuye a reducir las defensas (¿A que no sabías que el estrés te hace más propenso al ataque de virus y bacterias, y deberías ser más cuidadoso al lavarte las manos…?).

Finalmente, un manejo inadecuado del estrés crónico puede desembocar en enfermedades cardíacas, depresión y obesidad. Tan complejo es el problema, que incluso se piensa que tras la epidemia de obesidad en los países ricos está el estrés crónico, que incita a muchas personas a alimentarse con comidas poco saludables o a comer en exceso para sentirse mejor emocionalmente…

Técnicas de relajación y pequeños gestos para combatir el estrés diario

Técnicas de relajación que te ayudan a equilibrarte por dentro y por fuera.Da igual que acabes de disfrutar de unas vacaciones o no… En cuanto vuelves al ritmo de vida frenético de la ciudad, parece que se abren un montón de frentes en torno a ti en los que es necesaria tu intervención. Si te sientes como girando en una rueda de la que no puedes bajar para pensar en ti mismo, en si eres feliz, en si has colmado tus expectativas personales, profesionales, de pareja… seguramente ya estás atrapado por el estrés…

Pues aunque no lo creas, la solución es más sencilla de lo que parece, y tú tienes el poder de ponerle freno antes de que afecte a tu salud física y emocional. De algunas técnicas de relajación ya habrás oído hablar, pero otros remedios te van a sorprender. Sigue leyendo…

1. Respira hondo 

Tómate un descanso de 5 minutos y centra toda tu atención en la respiración. Siéntate con la espalda recta en una silla, y pon una mano en tu abdomen. Inhala aire despacio a través de la nariz al tiempo que llenas tus pulmones y expandes tu abdomen en esa respiración. Exhala por la boca revirtiendo el movimiento. Respirar hondo contrarresta los efectos del estrés al reducir las pulsaciones cardiacas y la presión sanguínea. Y es que el estrés es una reacción a una alerta que recibe el cerebro: las hormonas del estrés se liberan y el corazón late más rápido, la respiración se acelera (haciéndose más corta y menos profunda) y los vasos sanguíneos se comprimen… Necesitas respirar hondo para revertir esa situación y encauzarla.

2. Medita

Solo necesitas 10 o 15 minutos de práctica cada día para reducir tu estrés. Según los estudios científicos, la meditación diaria altera las conexiones neuronales en el cerebro, haciéndonos más resistentes al estrés. Es fácil meditar: simplemente hay que sentarse en el suelo, cerrar los ojos y centrar la atención en una frase positiva: “Me quiero y me respeto”, “Me siento en paz”… Para sincronizar tu mantra personal con la cadencia de tu respiración, sitúa una mano en el abdomen y respira como te explicamos arriba.

3. Muévete

No tienes que convertirte en runner avanzado… Cualquier ejercicio, incluido andar, hacer estiramientos o practicar unas posturas de yoga, por sencillas que parezcan, puede ayudarte a combatir el estrés, ayudando a que fluyan al cerebro sustancias químicas naturales que te harán sentirte bien. En concreto, realizar cualquier actividad física ayuda a aumentar la producción de unos neurotransmisores del cerebro que provocan bienestar denominados «endorfinas». Las investigaciones han llegado a la conclusión de que la actividad física es uno de los mayores desestresores. Y 30 minutos diarios son suficientes…

4. Flota

Según un estudio sueco publicado por la revista International Journal of Stress Management, flotar en agua desencadena un proceso de relajación en el cuerpo difícilmente igualable, ayudando a reducir los niveles de hormonas del estrés. Casi el 80 por ciento de las personas sometidas al estudio mostraron mejoras, y aseguraron sentirse menos tensas y deprimidas.

5. Realiza actividades repetitivas

Las rutinas y las actividades repetitivas son también buenas técnicas de relajación: colorear mandalas, hacer punto y realizar habitualmente actividades en las que toda la atención se focaliza en un movimiento, impide que la mente divague y que los pensamientos negativos irrumpan en ella. Recitar oraciones o mantras también es una actividad repetitiva que opera los mismos efectos en la menta: según un estudio publicado por el  Journal of Advanced Nursing, repetir frases con significado espiritual puede ayudar a las personas a superar muchos problemas, desde la ansiedad al insomnio.

6. Bebe más agua

La deshidratación, por leve que sea, puede jugarte malas pasadas con la mente. Una simple reducción del 2 por ciento en los niveles de hidratación, puede alterar la habilidad de las personas para resolver problemas matemáticos sencillos y tomar decisiones. Cuanto más hidratado estés, mejor piensas. Por eso, es bueno tener siempre cerca una botella de medio litro de agua, y rellenarla 3 o 4 veces cada día.

7. Mastica chicle

Masticar chicle puede reducir los niveles de cortisol, ayudando a aliviar eficazmente el estrés, según un estudio de un investigador australiano, realizado sobre una muestra de 40 personas, y que fue presentado hace unos años en el 10º Congreso de Medicina del Comportamiento, en Tokio.

8. Bebe té negro

Hay evidencia científica de que beber té negro puede ayudar a reducir los niveles de cortisol asociados al estrés, aportando sensación de bienestar y relajación.

9. Escucha música suave

Escuchar música suave es una de las mejores técnicas de relajación que existen: ayuda a bajar la presión sanguínea, las pulsaciones del corazón y la ansiedad. Si te creas una lista de temas musicales con sonidos de a naturaleza y te dejas llevar, enfocando tu atención en las diferentes melodías, instrumentos o sonidos, puedes reducir saludablemente tus niveles de estrés.

10 Encuentra el tiempo para darte masajes relajantes

Técnicas de relajación que te ayudan a sentirte mejor física, psíquica y emocionalmente.Darte regularmente masajes relajantes puede hacer por ti mucho más que aliviar molestias físicas o mejorar tu imagen. Los masajes relajantes son una de las mejores alternativas para erradicar el estrés de tu vida y aportarte equilibrio emocional.

Los estudios son claros al respecto: la terapia de masaje reduce el cortisol (como ya hemos visto, asociado al estrés) e induce un aumento de la serotonina  y la dopamina (hormonas de la felicidad, también relacionadas con la concentración y la atención). En Kamiraku disponemos de masajes orientales, terapias naturales que te ayudan a conseguir el equilibrio físico, psíquico y emocional.

El masaje Thai de aceites o el masaje Lomi lomi pueden ayudarte a conseguir esa armonía mental que tanto necesitas en momentos puntuales de tu vida. Pero también los combinados premium de nuestro centro de masajes en Madrid son técnicas de relajación perfectas para personas que sufren estrés. Si te animas a poner en práctica todas (o algunas) de las recomendaciones que te damos en este artículo, con seguridad vas a dar paso a la calma, que hace tomar las decisiones correctas en cada momento de la vida.